Tras siete meses desde que fue detectado el primer caso confirmado de COVID-19 en el país. Las estrategias sanitarias de prevención implementadas por el Gobierno del Presidente Nayib Bukele han salvaguardado la vida de la población, en la región El Salvador mantiene la cifra menor de contagios.

Recordemos que el pasado 18 de marzo, el Presidente de la República daba a conocer la noticia que marcaría la vida de los salvadoreños: El primer caso confirmado de COVID-19, un hombre que entró al país violando los controles sanitarios a través de un punto ciego en la zona de Metapán, Santa Ana.

A la fecha, el Ministerio de Salud reporta 31,666 casos confirmados, de los cuales 27,000 se recuperaron, 3,744 son activos y 922 han fallecido.

Con mucho orgullo se puede confirmar que todas esas horas de intenso trabajo y de los días de sacrificio han valido la pena porque a pesar que la pandemia ha puesto de rodillas a muchos países, El Salvador se mantiene con los indicadores más favorables en comparación a las naciones vecinas.

Es importante continuar con el uso de la mascarilla; utilización de alcohol en gel; lavarse con frecuencia las manos con agua y jabón; evitar en la medida de lo posible tocarse con las manos los ojos, nariz y boca; y la más importante de todas: guardar el distanciamiento social (físico) con otras personas ajenas a su clúster.