La vacuna contra el COVID-19 ha comenzado a ser aplicada exitosamente en el país, tal como lo proyectaron las autoridades del Ministerio de Salud. Para ello, el Gobierno se preparó con la infraestructura y la logística necesarios para echar a andar este proceso, el cual inició el 17 de febrero pasado con la llegada del lote de 20,000 vacunas adquirido directamente con AstraZeneca.

Francisco Alabí, ministro de Salud, anunció hace tres meses que el proceso de vacunación comenzaría en el primer trimestre de 2021, con lo cual el Gobierno articulado del Presidente Nayib Bukele ha cumplido a los salvadoreños y ha llevado una luz de esperanza en el difícil contexto de la pandemia.

En tanto, el segundo lote de 33,600 inmunizaciones llegó el 11 de marzo por medio del programa gratuito COVAX, que apoya a países con menos recursos económicos que han hecho un manejo integral de la pandemia. El Salvador fue seleccionado entre otros cuatro países de América Latina para este beneficio.

Pese a las críticas de la oposición por la llegada de la vacuna, el Ejecutivo montó oportunamente las cabinas de vacunación con todos los requerimientos que dicta la OMS, organización que estableció que el país ya estaba preparado para recibir los antídotos contra el virus.

Esto debido a que se preparó un centro de resguardo de vacunas que garantiza el cuido de la cadena de frío, el cual había sido abandonado por gobiernos anteriores.

El Salvador ya comenzó con la protección contra el virus para el personal de primera línea en el combate a la pandemia. Con el segundo lote se continuará con la vacunación del personal de salud que no atiende directamente a enfermos de COVID-19.

El Presidente Bukele ya anunció que continuarán llegando más dosis en los próximos días, con las cuales se inmunizará a policías, soldados, bomberos y maestros, para luego continuar con adultos mayores y personas con enfermedades crónicas.