Luego de varias semanas de relajación, la pandemia de COVID-19 ha vuelto a cobrar fuerza en muchos países causando la segunda ola de contagios y más fallecidos. El Salvador, mantiene a esta fecha, los índices de contagio más bajos en la región, sin embargo, no escapa a la posibilidad del repunte de casos mundial, de no guardarse las medidas sanitarias.

El Gobierno del Presidente Nayib Bukele reitera el llamado para no bajar la guardia y a implementar todos los protocolos de bioseguridad para evitar ser víctima del COVID-19.

En varios países europeos las autoridades han vuelto a ordenar medidas drásticas como la restricción de sus ciudadanos a la movilidad en las calles o el confinamiento domiciliar por tiempo indefinido con el objetivo de evitar la transmisión del virus de persona a persona.

Alemania, Francia, República Checa, Inglaterra, entre otras naciones, volvieron a contraer sus economías. Las ciudades lucen desoladas apenas con uno que otro ciudadano que en caso de emergencia se arriesga salir a la calle.