Hoy, las cabinas móviles del EICE se han trasladado al municipio de Apopa, San Salvador, para realizar un tamizaje comunitario a la población.

Durante la realización de las pruebas que detectan el COVID-19, el personal de Salud sigue estrictos protocolos de bioseguridad para salvaguardar el bienestar de la población.

El uso de mascarilla obligatoria, la aplicación de alcohol gel y mantener el distanciamiento social son algunas de las medidas aplicadas por el personal de salud durante la realización de los tamizajes comunitarios.

Cada salvadoreño que resulta positivo tras la prueba PCR (Reacción en Cadena de Polimerasa, siglas en inglés), además, debe permanecer en aislamiento y es monitoreado todos los días por el personal de Salud.